top of page
  • info615224

Tips primera visita al Odontopediatra en niños pequeños



Hola, soy la Dra. Marianne Salas y hoy quiero hablarte sobre la primera visita de los más peques de la casa al dentista.



Esta visita siempre nos da un poco de agobio, generalmente asociamos al dentista con algo malo o que da miedo. Por ello, normalmente todos los padres se sienten ansiosos porque no saben qué esperar y les preocupa mucho el llanto de su peque.


Lo primero que quiero que entiendas es que estás haciendo un bien para tu peque, como su primera visita al pediatra o cualquier otro especialista. Además, piensa que las visitas tempranas y antes de que tu peque tenga algún problema va a ayudar a que sea una experiencia positiva. Donde el dentista no se asociará nunca con el dolor y podremos trabajar en la prevención y control de sus hábitos.


Por otro lado, si lo que te preocupa es

el llanto de tu peque, (lo sé, no nos gusta ver llorar a nuestros bebés), debemos entender es que el llanto es totalmente normal y esperado en un niño pequeño (sobre todo los menores de 3 años), ya que la consulta dental es una situación nueva e inesperada. Es su forma de comunicarte que está incómodo y asustado.


Muchos padres piensan que es mejor retrasar la primera visita hasta que el niño sea más grande y se porte bien, pero esto es un error. Mientras antes lo traigas a la consulta menor será su riesgo de caries, de tal modo que los beneficios superarán con creces los momentos incómodos de la revisión.




La primera visita dental temprana se basa en conversar de los cuidados bucales del bebe y posteriormente una evaluación clínica de su boca.



De igual forma, para ayudarte a afrontar ese momento aquí te dejo algunos tips para facilitar el momento de esa primera revisión:






1. Busca siempre un Odontopediatra:

Aunque muchos odontólogos tratan niños, no todos tienen la formación y vocación adecuada. Es fundamental que tu Odontopediatra tenga experiencia en bebés y niños pequeños, de forma que además de amplios conocimientos también tenga un trato adecuado y cariñoso y técnicas de adaptación para facilitar la consulta.



2. Espacio adecuado:

Lo ideal es que la consulta sea un espacio amplio (no les gusta sentirse encerrados), luminoso, con camillas para bebés o sillones odontológicos adaptados. Con un ambiente profesional pero lúdico donde tu peque se pueda sentir tranquilo y como en casa.





3. Llévalo pronto:

La primera revisión con el Odontopediatra debe ser antes de su primer cumple, entonces la revisión será más rápida e indolora. Así podrás disipar todas las dudas sobre el cuidado dental de tu peque y conversar con la Odontopediatra sobre los cuidados necesarios, recomendaciones de higiene, alimentación, lactancia, etc.


4. Cuéntale al peque donde va ir:

Háblale de la importancia de cuidar sus dientes. Puedes prepararlo enseñándole libros e incluso episodios de sus dibujitos preferidos yendo al dentista, como el episodio de Peppa Pig en el dentista.


5. Juega el dentista en casa:

Cuéntale los dientes con un espejito, o alguno de los juegos de dentista para casa. Así se irá preparando y puede ir manifestando sus incomodidades. Además explica que los papis también van al dentista a cuidar sus dientes. La próxima revisión que tengas puedes llevarlo contigo.



6. Que traiga un juguete a la cita:

Se ha demostrado que se sienten más seguros al tener un objeto familiar cerca de ellos. Además podremos pasar un rato jugando junto a ellos fortaleciendo nuestro vínculo.


7. Una vez en la consulta intenta estar relajado:

Recuerda que el niño es capaz de sentir tus emociones muy fácilmente. Si tu estas nervioso él también tendrá razones para estarlo. Debes tener una actitud como cuando lo llevas al parque.


8. Asume el llanto:

Si tu bebe es menor de 3 años, lo que le corresponde a esa edad es que llore. El llanto no trae trauma y el bebe solito se irá dando cuenta que no le hacemos

daño. Es como cuando a veces llora al cambiarle el pañal o incluso al ducharse.


No lo mires con pena o interpretará que lo estás sometiendo a algo malo y la visita dental no lo es, muéstrate calmada y reafirmarle que le estas haciendo bien. Debes estar convencida que llevarlo al dentista es lo mejor para él. Piensa que es más fácil sobreponerse a unos segundos de lágrimas que al sonido horrible de la turbina al tener caries.



9. Acude tú solo a la consulta:

Así podrás disipar tus dudas con la doctora, conversar acerca de tu hijo y la mejor forma de llevar la consulta. Es muy importante establecer una buena relación para que te sientas en confianza y sepas que pondrás a tu peque en buenas manos.



Recuerda que la nueva odontología se basa en la prevención, no en la curación.


En Say Cheese te esperamos para haceros sentir como en casa.



45 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page