top of page
  • info615224

ORTODONCIA INFANTIL


¿Alguna vez has oído que hasta los 12 años no se pone la ortodoncia y por eso aún no llevas a tu hijo/a al ortodoncista?


Este es el pensamiento que hace algunos años era lo que todos los dentistas decían, hoy en cambio es un gran error.


Realmente la ortodoncia no tiene edad, sino que es el tipo de problema el que marca el momento idóneo para el tratamiento y es por ello que todas las sociedades científicas de Ortodoncia a nivel mundial recomiendan hacer la primera visita con el ortodoncista al menos a los 6 años, que es cuando suelen erupcionar las primeras muelas definitivas, las que marcan el tipo de mordida que tenemos.




¿Y por qué “tan pronto”? Puedes pensar… Porque la ortodoncia no es solo mover dientes torcidos como anteriormente se hacía. Sino que hoy día ya sabemos y hemos podido comprobar que hay problemas durante el crecimiento y desarrollo de los peques que corregidos tempranamente tienen una solución más sencilla y rápida. Esto se denomina ortodoncia interceptiva, ortopedia dentofacial o Fase I de ortodoncia. Para ello por lo general (con algunas excepciones), se emplean aparatos fijos en los dientes y en ocasiones se utilizan también brackets o alineadores si es urgente mover los dientes frontales que ya son permanentes.Por supuesto, estos aparatos los elegimos en función de las necesidades clínicas del peque-paciente y teniendo en cuenta su madurez y desarrollo cognitivo.



Una vez que ya estén todos los dientes definitivos erupcionados, en torno a los 12 años, es momento de colocar cada diente en su posición definitiva con los brackets o bien alineadores pero será un tratamiento más sencillo, corto y con mejores resultados pues habremos permitido que todo se desarrolle correctamente. Es lo que llamamos Fase II o fase ortodóntica.





Aquí te dejo las principales ventajas que tiene la ortodoncia infantil:


1. Permitir que haya un correcto desarrollo de boca y cara durante todo el crecimiento, evitando que el problema empeore y se magnifique.


2. Detectar y tratar problemas funcionales asociados con la mala mordida como son la respiración oral, la deglución atípica, una masticación ineficiente, la apnea del sueño, hábitos nocivos como la succión del dedo… Como ves son muchos y hay que vigilarlos todos.


3. Evitar tratamientos más invasivos, largos y con aparatos complejos en el adulto y adolescente, que puedan requerir extracciones de dientes o cirugías y son más molestos.:

La primera revisión con el Odontopediatra debe ser antes de su primer cumple, entonces la revisión será más rápida e indolora. Así podrás disipar todas las dudas sobre el cuidado dental de tu peque y conversar con la Odontopediatra sobre los cuidados necesarios, recomendaciones de higiene, alimentación, lactancia, etc.


4. Prevenir otros problemas dentales asociados como son la caries por apiñamiento, los problemas de encías y el desgaste de dientes por bruxismo.:


5. Obtener los mejores resultados y más estables a largo plazo. Ninguna sonrisa es más bella y duradera que la que ha crecido bien.:


6. Poder disfrutar de una sonrisa sana y bonita ya desde pequeño, lo que les permite desarrollar autoestima y confianza en uno mismo.




No esperes a “a ver si creciendo se soluciona solo” y tampoco pienses que por traer a tu hijo/a a revisión de ortodoncia significa que le vamos a poner un aparato ya mismo.


Hay problemas que detectados a tiempo tienen fácil solución y ni siquiera requieren de aparatos, algunos que se deben tratar en cuanto se detectan y otros que requieren intervenir en un momento específico.


Pero acudiendo a revisión, juntos elegiremos el mejor momento de tratamiento. Porque la Ortodoncia no es sólo mover dientes apiñados, sino permitir que el peque pueda sonreír, comer, tragar y respirar durante todo su crecimiento.








13 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page